Destinos

Ruta de Albania en estado puro

Aislada durante décadas, Albania al fin despierta y se abre al mundo. Durante años el país fue una gran incógnita, pero hoy, tras la caída del comunismo, Albania está evolucionando a pasos agigantados.Ahora es el momento de descubrir su cultura y su historia milenaria. Visita uno de los destinos más sorprendentes de Europa donde han dejado su huella romanos, ilirios, bizantinos, griegos y otomanos.Conoce su capital Tirana, una ciudad colorida y llena de animación que mira hacia el futuro. Recorre la ciudad museo de Berat, con sus tradicionales casas blancas a los pies de su impresionante fortaleza.Enamórate del pueblo medieval de Krüje pieza clave de la historia de Albania. No te pierdas la agraciada y fotogénica Riviera Albanesa, bañada por aguas de un intenso azul, y viaja a los confines de su territorio hasta los Alpes Albaneses, donde podrás conocer las conocidas como “Montañas Malditas”.Albania es un país poblado por gente amable y acogedora, que te asombrará por la belleza de sus playas vírgenes de arenas blancas, y la grandiosidad de sus lagos y montañas.

400,00 

Quantity

    Itinerario del viaje

    DÍA 1 · CIUDAD DE ORIGEN – TIRANA

    Salida del vuelo desde la ciudad de origen hasta Tirana. Llegada y recogida del coche de alquiler. Dispones del resto del día libre para descubrir los encantos de Tirana, una ciudad llena de vida y color muy alejada de su pasado comunista. Pasea por esta ciudad caótica y descubre la huella que la historia reciente ha dejado en sus enclaves más emblemáticos. Conoce sus mercados, cafés y terrazas, y piérdete por sus callejuelas y plazas. Tirana es la puerta a una Europa diferente. Descubre todos sus contrastes. Alojamiento en Tirana.

    DÍA 2 · TIRANA – BERAT

    Desde Tirana dirígete hacia el sur y haz parada en Berat, una encantadora localidad situada a unos 97 kilómetros de la capital. Berat es conocida como «la ciudad de las mil ventanas» y está considerada la más antigua de Albania, fue fundada en el 314 a.C. Su nombre significa “ciudad blanca”. Estratégicamente situada y con un convulso pasado histórico, esta localidad ha servido como frontera natural de diferentes imperios como los imperios romano y bizantino. Muchos otros pueblos han pasado por esta ciudad, dotándola de una increíble variedad de elementos culturales. Berat fue considerada por el régimen comunista como ciudad-museo y ha sido nombrada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Pasea por sus estrechas calles de piedra, entre sus casas tradicionales con balcones de madera que se amontonan alrededor de una ladera. El centro histórico está formado por tres cascos antiguos: Kalaja, Mangalem y Gorica. Sobre la cima de la colina de la ciudad vieja se encuentra Kalaja, el castillo, que fue construido en el siglo XIII para defenderse de los otomanos. En su interior alberga un barrio más de la ciudad. La zona sigue habitada por lo que no hay una hora exacta de apertura y cierre. En el interior del castillo se encuentran entre otras enclaves imprescindibles la iglesia ortodoxa de la Santísima Trinidad del siglo XIII y la catedral de San Nicolás que hoy en día es el Museo de Iconografía de Onufri, el pintor albanés más importante del siglo XVI. En el Museo Etnográfico se exhiben muebles y utensilios tradicionales, está en el corazón de Berat en una preciosa casa otomana del siglo XVIII. Mangalem es la zona musulmana de Berat y en ella se encuentran tres mezquitas. La Mezquita del Sultán, del siglo XVI, la Mezquita del Plomo, llamada así por el material con el que está construida su cúpula, y la conocida como la Mezquita del Soltero del siglo XIX. El barrio de Gorica, con sus casas encaladas, se encuentra al otro lado del río Osum que cruza la ciudad, en el lado cristiano ortodoxo. Es el lugar perfecto para buscar un restaurante donde comer. Por la tarde y, si dispones de tiempo, puedes visitar las cascadas de Bogova y el cañón de Çorovode, a 45 minutos y una hora y media respectivamente del centro de Berat. Alojamiento en Berat.

    DÍA 3 · BERAT – VLORË – HIMARË – SARANDË

    Hoy te espera un día exigente en cuanto a kilómetros, razón por la que te recomendamos que te pongas pronto en marcha. Llegar a la región de Himara/Himarë desde Berat no supone un gran problema. A la media hora de salir de Vlora verás que la carretera empieza a tener un desnivel y que los paisajes comienzan a cambiar. Estarás atravesando las montañas de Llogara (Montes Ceraunios en griega), cumbres de más de 2000 metros que descienden abruptamente hasta el nivel del mar. Esta orografía es la culpable de que Himara sea una de las regiones con las playas vírgenes más increíbles del Mediterráneo. ¡Comenzamos! Abandonamos Berat para dirigirnos a la atractiva costa del mar Adriático, concretamente a la ciudad de Vlorë. Está situada en la bahía del mismo nombre rodeada de montañas, jardines y olivos, en la conocida y frecuentada “Riviera albanesa”. Vlorë tiene un ambiente universitario de jóvenes y estudiantes y ha jugado un importante papel en la historia del país. Por estas bellas tierras con vistas al mar ya anduvieron los romanos, bizantinos, otomanos… Hasta los nazis tuvieron aquí una base de submarinos. Te encuentras en una ciudad histórica, ya que en esta urbe se declaró la independencia de Albania en 1912 y fue la capital del país desde ese año hasta el 1914. En ella podrás visitar la Mezquita de Muradije, en el centro de la ciudad, y el Museo Nacional de la Independencia. Uno de los mayores atractivos de Vlorë son sus playas que pueden presumir de ser una de las más bellas del país. ¿Alguna excursión alternativa? Puedes visitar las cercanas aldeas de pescadores de Dhërmi o Drymades o conocer el puerto deportivo de Orikum. Tras las visitas, puedes seguir la Ruta hacia el sur hasta alcanzar Himarë, que se encuentra en una zona de altas montañas y posee hermosas playas de arenas blancas que contrastan con un mar de un azul de ensueño, como son las playas de Livadhi o Gjipe. En Himarë existe una importante comunidad griega desde la antigüedad. En las cercanías encontrarás ruinas de baños romanos y asentamientos medievales. El destino dinal del día es Sarandë, localidad a la que llegarás a última hora de la tarde. Alojamiento en Sarandë.

    DÍA 4 · SARANDË – GJIROKASTRA – BERAT

    Sarandë se encuentra a pocos kilómetros de la frontera con Grecia, es la ciudad más importante de la costa sur de Albania. Se trata de un gran centro turístico que puedes usar como base para conocer los alrededores. En lo alto de una colina se encuentra el castillo Lëkurësi, del siglo XVI, con magníficas vistas y desde donde se puede alcanzar a ver la isla griega de Corfú. Alrededor de Sarandë hay monasterios antiguos y pueblos tradicionales. A escasos 15 minutos en coche se encuentra la playa de Ksamil. Disfruta de las pequeñas calas de arena blanca de esta costa. Acércate a conocer las impresionantes ruinas de Butrint a 30 kilómetros de Sarandë, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Son del 400 d.C. y en ellas han dejado su huella muchas civilizaciones, puedes contemplar su anfiteatro griego, su baptisterio paleocristiano y restos de edificios griegos y venecianos. En las cercanías, en una zona boscosa, está un encantador paraje conocido como el “manantial del Ojo Azul”, llamado así por el color de sus aguas. Seguimos nuestro camino hacia Gjirokastra. Es un pintoresco pueblo entre montañas con una ciudadela del siglo XVI con vistas al valle del río Drinos. Fue declarada ciudad-museo durante la época socialista, ya que aquí nació el dictador Enver Hoxha. Es conocida como la ciudad de las piedras, debido a que la mayor parte de los tejados de las casas antiguas están cubiertos con este material. Se ha conservado bien la arquitectura típica de los Balcanes de influencia otomana, por eso la Unesco la incluyó en la lista de Patrimonio de la Humanidad. Muestra la ciudad notables ejemplos de un tipo de casas torres llamadas “kule” que son de origen turco. Prueba la comida tradicional, el “qifqi”, albóndigas con arroz, es típica de la zona. Alojamiento en Berat.

    DÍA 5 · BERAT – TIRANA

    Hoy te invitamos a regresar a la capital para conocer mejor todos sus rincones y prepararnos para el viaje hacia el norte del país. Abandonamos Berat en dirección al norte y hacemos parada en Tirana donde nos detenemos para conocerla más a fondo. La ciudad gira en torno a la Plaza Skanderbeg, el gran héroe nacional albanés en honor del cual se levanta una estatua en su centro. Alrededor de la plaza se encuentra el Museo de Historia Nacional que relata cronológicamente el dominio de ilirios, griegos, romanos y bizantinos. El museo es una auténtica introducción a la historia albanesa. En la fachada del museo se encuentra el famoso mosaico «Los Albaneses». También rodean la plaza el Palacio de la Cultura que reúne el Teatro de la Ópera y la Biblioteca Nacional, la Torre del reloj y la Mezquita de Et ́hem Bey. La conocida como “La Pirámide” fue construida en 1988 para albergar el museo del líder comunista Enver Hoxha. Otra opción es visitar el “Bunk ́Art2”, un antiguo bunker antiatómico reconvertido en un museo subterráneo dedicado a la historia política de Albania. Te ayudará a conocer la historia del país. Es un auténtico regalo para la vista el colorido de las calles de esta ciudad que se está reinventando con gran rapidez. Tirana es también el lugar ideal para descubrir la deliciosa gastronomía nacional, con influencias turcas, griegas, balcánicas e italianas, y disfrutar de una animada vida nocturna. El barrio de barrio de Blloku agasaja al viajero con atractivas cafeterías, restaurantes, terrazas y elegantes pubs. ¿Alguna recomendación gastronómica? Degusta el “qofte korçe”, deliciosas albóndigas en salsa, prueba el café y la cerveza local, y atrévete con el “raki”, la fuerte bebida alcohólica nacional. Alojamiento en Tirana.

    DÍA 6 · TIRANA – KRUJË – SHKODËR

    Conducimos hacia el norte hasta Krujë, a 30 kilómetros de Tirana, una pequeña ciudad cargada de historia. En Krujë nació Gjergj Kastrioti, más conocido como Skanderbeg, un militar y aristócrata que se alzó contra la invasión turca en el siglo XV. Krüje es un pueblo medieval lleno de encanto en mitad de un majestuoso paisaje. Su castillo fue construido en el siglo V y tiene forma elíptica. Cerca se encuentra el Museo de Skanderbeg, que te ayudará a conocer más sobre la historia de Albania y la invasión otomana. Recorre el bazar de Krujë de reminiscencias turcas y acércate a visitar las ruinas de la antigua ciudad de Albanopolis, la capital de la tribu iliria Alban, al que el país debe su nombre. Tras la visita, puedes volver a ponerte en Ruta. Prepárate para cambiar las playas por las montañas. Seguimos nuestro camino hacia Shkodër, que está junto al lago del mismo nombre en el noroeste junto a la frontera de Montenegro. Fue fundada por los ilirios en el siglo IV a.C. Posteriormente, se convirtió en la capital de Albania hasta que en 1920 la sustituyó Tirana. Uno de los principales motivos para visitar la ciudad de Shkoder es tener la oportunidad de disfrutar de una de las rutas más increíbles de toda Europa en los llamados “alpes albaneses», pero eso ya lo dejamos para mañana. Alojamiento en Shkodër.

    DÍA 7 · SHKODËR – (EXCURSIÓN OPCIONAL A LOS ALPES ALBANESES: KOMAN – FIERZË – PARQUE NACIONAL DE VALBONË)

    Shkodër es la capital cultural de Albania. Es una ciudad muy tolerante donde puedes visitar la Catedral Ortodoxa de la Natividad o la Gran Mezquita Ebu Beker, a escasos metros de la cual se encuentra el Monumento a la Madre Teresa de Calcuta, quien vivió aquí algunos años. Es una ciudad universitaria muy animada con innumerables terrazas. Pasea por las calles de Shkodër y visita sus bazares y tiendas de antigüedades, o cruza el puente otomano de más de 100 metros llamado el “Puente Medio”, un lugar de encuentro para los habitantes de las dos orillas del río Kir. El Museo de Historia te permitirá saber más de Shkodër. A cuatro kilómetros se encuentra el castillo ilirio de Rozafa, desde donde podrás tener muy buenas vistas de la ciudad y sus alrededores y contemplar los llamados “Alpes Albaneses”. Si finalmente optas por la excursión a los “Alpes Albaneses”, debes levantarte pronto para aprovechar el día. Tu primera parada será la localidad de Koman, rodeada de impresionantes montañas. Cruzarás el lago Koman en el mismo ferry que utilizan los habitantes de esta zona y en donde puedes transportar también el coche. (Nota. El precio del ferry no está incluido y es de 6 euros por persona y trayecto hasta Fierzë. Si pagas el trayecto on line, la tarifa es de 5 euros por persona y trayecto; y 6 euros por m2 el coste de incluir el coche (5 euros si se paga online). Por lo que el coste aproximado de incluir el coche, dependiendo del tamaño, es de unos 28 euros ida y 28 vuelta). El paisaje alrededor del lago Koman es abrumador y el viaje hasta Fierzë es de 2 horas y media. Desde allí podrás dirigirte al Parque Nacional de Valbonë, en un viaje de una hora por carreteras de montaña. Valbonë es un lugar idílico en mitad de los Alpes donde podrás realizar senderismo por maravillosas rutas naturales. (A la hora de planificar la jornada, debes tener en cuenta los horarios de ida y vuelta del ferry). Regreso y alojamiento en Shkodër.

    DÍA 8 · SHKODËR – TIRANA – CIUDAD DE ORIGEN

    Dependiendo de la hora de salida de tu vuelo, puedes dedicar unas horas a disfrutar de la acogedora atmósfera de Shkodër y realizar alguna compra de última hora. Ten en cuenta que desde Shkodër al Aeropuerto te separan más de hora y media, dependiendo del tráfico. Presentación en el aeropuerto con suficiente tiempo de antelación para devolver el coche de alquiler y vuelo de regreso a la ciudad de origen. Llegada. Fin del viaje y de nuestros servicios.

    Tu viaje incluye

    Tu viaje no incluye

    Notas importantes

    – Para evitar colas y aglomeraciones, puedes reservar on line y con antelación las entradas a los museos y salas de exposiciones más destacados. Recomendamos intentar visitar los museos a primera hora de la mañana o de la tarde.

    – Las habitaciones triples en Europa son generalmente habitaciones con dos camas individuales o una doble, en las que se instala una cama plegable para acoger a la tercera persona, con las consiguientes molestias que ello supone, por ello, desaconsejamos su uso en la medida de lo posible.

    – Las excursiones y visitas sugeridas para cada día son orientativas, pudiendo el viajero diseñar el viaje a su medida, de acuerdo a sus gustos y necesidades.

    – La tarjeta de crédito está considerada una garantía, por lo que, a veces, su uso es imprescindible para poder registrarse en los hoteles.

    – Normalmente los hoteles disponen de cuna para los bebés. De lo contrario, tendrán que compartir cama con un adulto.

    – Para la recogida del coche de alquiler se requerirá una tarjeta de crédito (no de débito) a nombre del titular de la reserva, quien además deberá ser el conductor principal del vehículo.